Demo Site

22 de febrero de 2010

Exijo una explicación

No tengo tiempo, es cierto, pero esto no puedo dejarlo pasar. Para los que no están en España, los pongo al tanto. Hace un par de años este país se vio conmocionado por el caso del profesor Neira. Un hombre que por defender a una mujer de su pareja que la estaba agrediendo, recibió una fenomenal paliza y terminó en coma por varios meses seguido de un período de rehabilitación de varios meses más. Dejó el hospital con el cuerpo de un hombre veinte años mayor.

Publicar entrada

Lo que me indigna y me hace escribir esto, además de que su pareja niegue toda agresión, es que el agresor, el ...... agresor, va a quedar libre. Libertad provisional y todo lo que quieran, pero en libertad. No es posible. Me enfurece. Su abogado dice que la culpa de que Jesús Neira quedara en coma no es del agresor, sino del propio Neira, por tener problemas de salud anteriores. También esgrimen como razón para que quede en libertad, que el profesor está casi totalmente recuperado ya. ¿Y qué esperaban? ¿Que siguiera en cama de por vida? ¿así lo hubieran dejado encerrado? El pobre hombre tiene derecho a mejorar, eso no justifica que su agresos salga libre. Válgame Dios. ¿Puede ser posible? Qué caraduras, qué sinvergüenzas. Yo al abogado hasta se lo puedo perdonar, hasta puedo entenderlo, hace su trabajo. Pero ¿cómo cojones los jueces aceptan algo así??? ¿cómo es posible? ¿qué imagen quieren mostrar? ¿qué ejemplo quieren dar? ¿Qué justicia es ésta? no me vengan con cuentos. Me parece de lo peor. ¿esto es el primer mundo? Venga ya.

Desde acá, mi más sincero respeto para el profesor Neira. Yo no sé cuántos más se atreverán a defender a una mujer agredida si luego quedan así de desamparados.

Bueno, después de este desahogo, vuelvo al trabajo.

2 comentarios:

Tomas R dijo...

Consu, tú y todas las personas de bien de este país, que somos mayoría, exigimos una explicación!!!

En mi casa nos planteamos exactamente lo mismo que tú bien dices en tu entrada, te planteas, lamentablemente, con autos como el de ese juez, nos pensaremos dos veces ayudar a una persona que necesite auxilio en caso de maltrato.

Me queda el consuelo de que, llegado el caso, si yo me encontrase en esa situación, no dudaría en ayudar a esa persona que lo precisase.

Me alegra mucho verte por aquí, aunque sólo fuese para que te desahogases.

Besos,
Tomás

Martín Bolívar dijo...

Yo ni siquiera puedo desahogarme de semejante barbaridad, increíble, a lo que hemos llegado.

Blog Archive