Demo Site

13 de octubre de 2018

Can you feel my heart beat?

...My heart goes boom boom boom boom. 

BOOM BOOM BOOM BOOM

Y todos respondimos y gritamos, entusiasmados desde un comienzo, "boom boom boom boom".

 Jubilee street

Ya ha pasado una semana, y todavía tengo en la retina y en la memoria el memorable concierto de Nick Cave en Santiago en el teatro Caupolicán. Estaba repleto, con gente más bien de mi edad diría yo, que seguramente éramos de los pocos que conocíamos a Nick Cave en Chile. Cuando comentaba que iba a su concierto, en un 99% me respondían, ¿y ese quién es?

La verdad es que iba sin expectativas -lo que no quiere decir que pensara que fuera a ser un mal concierto-, sino que no sabía qué me iba a encontrar e iba con ganas de pasarlo bien y disfrutarlo. Había estado escuchando desde semanas su música para estar más preparada para el concierto, pero no había visto conciertos en vivo ni había leído reseñas. Había escuchado alguna que otra canción en vivo, pero no visto conciertos. Será que porque suelo escuchar más que ver música. No tenía idea lo impactante que podía ser uno de sus conciertos. Como le decía al amigo que me acompañó, de haber sabido, hubiera pagado la entrada en la "cancha", aunque me hubiera desangrado con el precio. Bien lo valía.

Fue sin duda uno de los mejores conciertos a los que he ido. Si no has visto sus conciertos, cuesta imaginárselo, con la edad que tiene, corriendo de un extremo a otro del escenario, interactuando con el público cercano, con las tribunas, subiendo asistentes al escenario, dejándose caer sobre el público para que lo sostuvieran, metiéndose a la cancha y cantando desde ella, saltando y bailando en el escenario, lanzando micrófonos y partituras de un lado a otro durante todo el show. Ciertamente, yo no lo esperaba. ¡Pero qué grata sorpresa y experiencia!

Y sí, es realmente una experiencia. Es como estar en un trance. Cerrar los ojos y escucharlo, era mejor aún, pero claro, ahí te perdías ver su actuación, pero valía la pena cada cierto rato.

Nunca había estado en un concierto en el que un artista se metiera a la cancha y cantara desde ella. Me impresionó. Que se hiciera espacio entre la gente como si fuera un espectador más. Me gustó que por suerte, mis compatriotas actuaron bien y no se mandaron algún numerito típico de nuestra idiosincrasia. 

 
The weeping song... desde el público.


Cuesta creer que no se droga ni que beba, y uno a ratos piensa, pero cómo lo hace? cuál es el secreto para poder montar un show así, sin ayuda externa? Alguien por ahí comenta que tal vez los conciertos son su terapia. Quién sabe, tal vez de ahí saca energías para hacer todo lo que hace en los shows.

Lo que sí, se sabe un showman y se sabe un hombre atractivo, y le saca partido. No es intrínsecamente guapo, pero tiene un sex appeal, con su delgadez y ropa, que sabe que tiene y que aprovecha. Que demuestra moviéndose por el escenario, con canciones como loverman o dejándose besar por mujeres. Mujeres que seguramente le darían más que besos si se pudiera. Y quién no. Por algo será que ha tenido tantas esposas.

El sonido, estupendo. La banda, excelente. Warren Ellis, multifacético, opacaría a otro cantante, si no fuera Nick Cave. Pero como se trata de él, se complementan y los dos brillan con su luz propia.

El concierto tiene etapas con canciones muy rockeras y energéticas y otras más lentas y melancólicas. Recordaré siempre sus versiones en el piano de Into my Arms, Shoot me down y Girl in Amber. Me llegaron al corazón. Y envidiaré por siempre a todas aquellas personas que pudieron tocarlo y lo tuvieron cerca cerca. Qué lujazo.


A mí me gustan más sus canciones lentas, de hecho, uno de mis discos favoritos, es el No more shall we part, aunque no toque canciones de ese disco lamentablemente. Pero a pesar de eso, todas te hacen vibrar, sean baladas o sean rockeras. La única canción con la que no conecté en el concierto, fue "City of Refuge". No sé, no me consigue entusiasmar. Pero el Do you love me, Tupelo, Red Right Hand, Stagger Lee o incluso The Weeping Song, estuvieron estupendas. Stagger Lee con una treintena de -envidiadas- personas en el escenario, y con esa estrofa que ha venido agregando recientemente a los conciertos, donde Stagger le dispara al diablo.

Por favor, por favor, que vuelva pronto.

 
Higgs Boson Blues

Termino con esto que pillé por la interné' "...no nos engañemos, nada de lo que venga será remotamente cercano a lo que se experimenta cuando Nick Cave te canta al oído."

Por acá el setlist del concierto.

13 de agosto de 2018

Cumpleaños

Queridísimo derrelicto, Alejo!!

¡¡¡Muy muy muy feliz cumpleaños!!! 😸😸😸


No voy a pensar en cuántos años cumples, porque no me importa, sino en los años de conocernos! ¡Ayer caí en la cuenta de que son ya 10 años! ¿Puedes creerlo? [jajaja y acabo de leer ese post que te escribí cuando llevábamos 6 años de conocernos y puse también un "puedes creerlo" casi en el mismo sitio, ¡qué poco ocurrente!]


Qué lindo conocernos hace tanto tiempo... con razón nos tenemos tanta confianza. Yo creo que hablo más contigo que con muchos amigos de Chile, o de España en su momento, y que con mi familia.

¿Qué escribirte que no suene repetido de ese otro post? Siento que todo lo que puse ahí se mantiene hasta hoy. Tú sigues con tu hermosa, envidiada y admirada relación, y yo sigo sola :/ Y siempre ahí, al otro lado de la pantalla, aconsejándome cuando lo necesito.

Tal vez lo que ha cambiado de ese post a ahora es que usamos más redes sociales para mantenernos en contacto, gracias a los telefonillos inteligentes... escribirnos por whatsapp o twitter, lo que nos ha permitido compartir momentos de conciertos, principalmente de Nacho, que estoy segura de que algún día verás en vivo, y compartir y conversar cuando no estamos frente al computador, lo que agradezco mucho.

Y también que cada vez somos más adultos y acarreamos más responsabilidades de viejos adultos. Ha sido lindo ver cómo hemos ido evolucionado y creciendo en estos tiempos, y ver que nuestra amistad sigue ahí al pie del cañón.

Parece que hace unos años tenía más inspiración para escribir 😾 Sólo me queda decirte que te quiero mucho, que eres un hombre extraordinario, que la Carmenlou es muy afortunada, y que yo también soy muy afortunada -y lo agradezco mucho- de tenerte como mi amigo. Que sea un muy buen año para ti, lleno de pasión, felicidad, juntas con los engendros, libros y #AlejoLee, conciertos, comida rica y viajes.

Te dejo este segmento de Alicia en el País de las Maravillas en italiano, porque encontré que se leía tan bonito!

Noi tutti abbiam un compleanno ogni anno
Ed uno solo all’anno, ahimè, ce n’è
Ah, ma ci son trecensessantaquattro non compleanni
E quelli preferiamo festeggiar
Ma allora oggi è anche il mio non compleanno!
Davvero?! Com’è piccolo il mondo!
In tal caso… Un buon non compleanno A me? A te!
Un buon non compleanno A me? A te!
Or spegni le candele e rallegrati perché…
… un buon non compleanno aaaaaaaaaaaaa te!!!

(Si quieres escuchar la versión cantada, ve este video, a partir del minuto 2.22)


Pucha... en la noche fallé mi primer intento de publicar esto en diferido (porque voy a Curacaví), y me di cuenta de que te va a mandar la notificación de la publicación. Ojalá no la veas hasta mañana. Quería que fuera sorpresa. En fin... igual no más, espero que tengas un feliz cumpleaños Gatito


21 de julio de 2018

Y ya van 3

He tenido unas semanas con mucho trabajo, de varios tipos, lo que me tenido muy entusiasmada. Ya les contaré de esos proyectos, cuando salgan, porque van a salir. 💗Feliz porque entre todo ese ajetreo, conseguí escaparme para ir a ver a Nacho Vegas.


Ya van tres veces que lo he visto en vivo, dos en Santiago, y una en Vigo. Dos de las cuales he conseguido hasta tomarme fotos con él y entablar una pequeñita conversación. Qué ganas de poder salir de copas con él y conversar más. Pero bueno, de lo bueno poco?
Mi querido amigo Alejo, sueña con verlo. Y yo con que podamos verlo algún día juntos. Pero tranquilo, que me dijo que iba a ir a Ecuador pronto. Así que podrás verlo. Y por cierto, en Feisbú hay una página Nacho Vegas en Ecuador con más de 900 seguidores, así que demás que consiguen llenar una sala pequeña. Acabo de ver que hay incluso una página (con menos seguidores eso sí), que se llama Queremos ver a Nacho Vegas en Ecuador! ¿Sabías, Alejo?
Retomando... esta vez, fue un concierto presentación de disco en una salita pequeña, en el Museo Violeta Parra, a media tarde de un día lluvioso como pocos en Santiago -y yo sin paraguas. Muchos interesados, a pesar de ser un día laboral y a media jornada. Logré entrar, a pesar de no haber podido inscribirme en la lista de invitados, por no saber a tiempo de dicha lista. 😺

Subió al escenario con una copa de vino, excusándose porque estaba nervioso. Jajaja no sé, no creo. Pero sí cantó, como siempre, con el pelo tapándole la cara, o al menos, los ojos. Como si no quisiera que lo vieran, o sin querer ver a la gente. Quién sabe. Yo creo que es introvertido como yo. Pero hace un esfuerzo y sale a cantar.


Después de cantar un par de canciones, hizo una pausa para hacer una mini entrevista y recibir preguntas del público. Debo reconocer que no sabía que eso iba a pasar, o hubiera preparado alguna pregunta para hacerle. Cuando lo entrevistan, o tiene una conversación tú a tú con alguien, ya no tiene el pelo en la cara, ya no es tan introvertido. Y eso me gusta. Como también me gusta, y reitero lo que escribí en otro post, que está pendiente de la actualidad de los países que visita. Que está informado y que recorre lugares que pocos artistas se dan el tiempo para visitar. Me encantó que en una ocasión dijo "Si Marx quiere", frase que mi madre también dice. Los dos tan de izquierda.✊
Cuando subí a tomarme una foto con él, le comenté que no me lo imaginaba firmando autógrafos para sus fans. Supongo que son cosas que les corresponde hacer a los artistas de vez en cuando. En esta visita dio varias entrevistas, fue a radios, radios online (buscar día 06 julio) y hasta a la tele (que no pude ver), y pareció más interesado en salir de su espacio de confort. Quizás si es cierta esta película que me paso de su forma de ser. Lo bueno es que con estas entrevistas, uno puede aprender más sobre él y conocerlo mejor. Y eso se agradece.


Sobre la tocata, nada que decir. Impecable, como siempre. Sólo él con su hermosa guitarra, afinado, perfecto, íntimo. Pocas canciones, pero claro, no era un concierto, y además, era gratuito, así que faltaría quejarse. Y dijo que venía pronto, así que esperaré a su próximo concierto.
Siento que tenía muchas más cosas que contar del concierto. Pero como he estado con tanto trabajo, perdí el hilo de lo que quería decir. Por eso me decidí a escribir ahora, antes que se me olvide todo lo que quería decir.
Ahh por cierto, sí me quejaré de que en México, le dio besos en la boca a algunos fans. Yo también quería. jajjaa supongo que premio por ser muchos más numerosos allá. Pero yo ya llevo años escuchándote, quería uno! 😊💔


Dejo un trocito de Miss Carrousel.

Estuve tentada todo el post de escribir hablándote a ti, como si lo fueras a leer, pero como ya lo hice en un post anterior, y quizás suene muy de locos, lo hice en esta forma más formal. Es más aburrido así. Snif.

PD. Lo mejor fue que después de escribir esto, soñé con Nacho. Andaba por Santiago -parece- y yo andaba cerca y se ponía a cantar una canción de Marco Masini -ay los sueños-, aunque no recuerdo cuál. Porque después la canción deriva a otra, también en italiano. Él se sienta en un murito y yo a su lado -qué patuda-. Y él cantando, me ofrece el micrófono y canto con él. Y ahí me despierto, porque canté en voz alta. Qué ganas de haber continuado el sueño.
Ancora, ancora, perché io da quella sera, non ho fatto più l'amore senza te.

11 de enero de 2017

Embracing my introvert self

Ya... sí, lo sé, es un post en español, pero es que la palabra embrace siento que refleja mejor lo que siento, que escribir aceptar/abrazar (mi yo introvertido). No sé por qué siento que embrace es más que abrazar/aceptar.



Hace un año, publiqué un post sobre un taller de hablar en público al que me había metido. Estuvo entretenido, conocí gente e hice amigos, aprendí varias cosas y lo pasé bien. Me dio herramientras para hablar con desconocidos y lo he practicado bastante. También mencionaba en ese post unos videos sobre hablar en público que recomendaba. Son muy interesantes.

No sé por qué en ese entonces no le presté tanta atención al de Public speaking for Quiet People, o quizás le presté atención a algunas cosas... no sé. La cosa es que hace poco descargué el audio del archivo y lo escuché varias veces mientras preparaba quesitos. Y cada vez me hacía más sentido. Me hubiera gustado haber recibido esa información mucho tiempo atrás, muuucho tiempo atrás.

La mujer que da la charla (Dr. Michelle Dickinson) me encanta, es muy inteligente, sabe mucho y además, es introvertida. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? jiji

Ella explica muchas cosas que me identifican mucho y que creo que muchas personas no saben. Por ejemplo:

*Que los cerebros de introvertidos y extrovertidos son diferentes y reaccionan de manera distinta ante estímulos externos, sobretodo a la dopamina, un neutrotransmisor que controla los sistemas de recomensa y placer del cerebro. Esto hace que no respondamos de la misma manera ante estímulos sociales: extrovertidos se energizan ante estímulos como querer ganar dinero o conquistar a alguien en un bar, y los introvertidos nos sentimos sobreestimulados. 


*Que tenemos en ciertas áreas de la corteza prefrontal del cerebro una zona de materia gris más grande y gruesa que los extrovertidos, lo que hace que tengamos una mayor capacidad para el pensamiento abstracto mientras que los extrovertidos tenderían más a disfrutar el momento y la atención de la gente.

*Y no tiene que ver con ser tímidos o no.




Ella comenta en el video, como ante cualquier pregunta, ella preferiría tener tiempo para pensarlo, meditarlo, y después responder, tomando una decisión informada. Que le agobian las reuniones sociales, que la dejan agotada y que después de esos eventos, necesita tiempo para sí misma y para recargar energías... A mí siempre me pasa eso, salgo con amigos, y sí, lo paso bien, pero después de un rato, me canso y me quiero venir a mi casa, y si me quedo más rato, me empieza a doler la cabeza... somos de conversaciones más largas, pero de tú a tú, no con más personas. E incluso esas conversaciones, también nos agobian, si son con desconocidos, o no amigos.

Cito de internet: "When Carl Jung coined the terms “extrovert” and “introvert” in the early twentieth century, he emphasized that introverts aren’t necessarily shy or insecure—nor are extroverts necessarily empathic or loving. The distinction between the two, Jung wrote, lies mainly in the fact that introverts get exhausted by social interaction, while extroverts get anxious when left alone. Introverts need solitude in order to recharge, while extroverts draw energy from socializing."

Cito de otro lado: "Extroverts often exhibit qualities of charm, charisma, and persuasion, while introverts tend to be creative and prefer to work alone." Ains... también lo menciona ella en su video, que prefiere trabajar sola, pero que en su trabajo van a empezar a trabajar en equipo y bromea con que no irá a trabajar.

No sé, siempre se les mira a menos a los introvertidos, cuando según ella, somos los que hacemos la mayoría de los trabajos y los que pensamos y desarrollamos ideas, para que luego vengan extrovertidos y las divulguen al mundo.




También menciona ella que por lo general, no hablamos mucho en público, que preferimos hablar por internet, por chat, twitter, blogs o herramientas similares; que en reuniones sociales, preguntamos algo y escuchamos las respuestas. Pero que sin embargo, somos buenos hablando en público, porque nos preparamos para ello, hablamos de algo que sabemos. No improvisamos, definitivamente no. Investigamos, escribimos nuestros discursos, practicamos, ensayamos, etc.  Somos buenos hablando en público, porque es la ocasión que tenemos de mostrarle al mundo lo que queremos decir o lo que queremos enseñar, sin que nos interrumpa otra persona más dominante o confiada, sin que haya alguien que hable más fuerte que tú. Y porque trabajamos solos, podemos preparar tranquilamente nuestras presentaciones, solos, felices.



¿Y por qué traigo a colación todo esto?

Porque empecé a hacer talleres de quesos vegetales con Vegania Slowfood. Y me ha servido mucho entender esto de ser introvertida. Me preparé para los talleres, ensayé, y acepté que la gente, si venía, era porque confiaba en lo que yo sabía y que venían sabiendo que lo iba a hacer bien y que iban a aprender. Y pucha que sirve también saber de lo que estás hablando. Eso también me dio mucha confianza. Porque si algo sé, es de quesos vegetales.

Se me ocurre que algunos de mis amigos pensarán que como soy así introvertida, y me confunden con tímida, que no hago buenas presentaciones. Porque no somos entendidos los introvertidos aún. Pero no, me gusta ser más callada y aprovechar ese tipo de instancias para poder hablar en público, además de aquellas que ofrece internet. Por supuesto que igual me he puesto algo nerviosa, pero he quedado muy contenta y con los talleres, y me siento orgullosa de mí.

Pero después, qué ganas de retrotraerse y quedarse en casa descansando y recuperando energías.


Repensándolo, creo que la primera vez que vi la charla, no le presté tanta atención porque la vi como tips para gente tranquila, no asimilé que era introvertida. Pensaba tal vez que era sinónimo de tímida en ese entonces. Ahora, que he madurado la charla, lo que dice, y que he leído más, entiendo que sí lo soy, y me ha servido muchísimo para entenderme y aceptarme más. Embrace myself. Linda sensación.

We can only dream that someday, when our condition is more widely understood, when perhaps an Introverts' Rights movement has blossomed and borne fruit, it will not be impolite to say "I'm an introvert. You are a wonderful person and I like you. But now please shush." Referencia.



Les comparto esta otra charla que también es muy buena sobre el tema:

27 de agosto de 2016

Shalalaralalá

Club Chocolate, 21h, Santiago de Chile.


Estoy en una nube.

Ya es segunda vez que te tengo cerquita mi Nacho querido. Me voy a (mal)acostumbrar a verte tan de cerca. Y sabes, yo sentí que me cantabas. Puede que sí, puede que no, pero me quedé con esa impresión, e hizo aún más lindo el concierto.


Cuando te vi la última vez, hace ya siete años (por Dios cómo pasa el tiempo), en el teatro Salesianos de la querida Vigo, fue un concierto distinto. De partida, con butacas, y por ende, nadie de pie. Acá, cabía la posibilidad de estar sentados, pero para qué, si así estabas más lejos. Era mejor estar en la pista y poder disfrutar del concierto.

Me da la impresión de que ya no estás tan tímido como esa vez que te vi en Vigo, aunque te sigues escondiendo bajo tu flequillo. Menos que antes, eso es cierto, pero sigues haciéndolo. Me viene a la mente la frase de la Vida Manca, que también cantaste "hay quien me llama tímido, hay quien me dice imbécil social." Tuve la suerte de estar del lado por el que te dejabas ver, porque si hubiera estado del otro lado, sólo hubiera visto tu cabello. También hablaste un poco más con el público, un poco de las canciones, y hasta bromeaste con nosotros, ilusionándonos con que ibas a cantar ocho y medio para interrumpirla porque "se te había roto la uñeta y no podías seguir cantándola".

Hablando de timidez, hablas de ella en una muy buena entrevista:
"La timidez es una cosa que puede parecer muy bonita pero en realidad es una cosa que se sufre. A mí me hacía pasarlo muy mal y la verdad es que hacer música me ayudó a vencer mi timidez. Si no fuera por la música creo que sería un inepto social. Pero supongo que en esa timidez está también el origen de mi vocación de hacer canciones, así que es una cosa que supe aprovechar."



A ratos te comparaba con Bunbury y la diferencia es abismal. Enrique es todo un divo showman, y lo sabe, se mueve por todo el escenario, baila, seduce. Aunque no habla mucho tampoco con el público. Tú en cambio, eres el polo opuesto, no te mueves poco por el escenario, ni bailas... pero sí seduces. Es otra seducción la tuya. Más íntima, pero seguro que los que te seguimos, la sentimos y te seguiremos por ella. Y se agradece que ahora hables un poco más. Pero igual, aunque no lo hicieras, seguiríamos yendo a verte. Porque tus letras nos fascinan, nos conmueven, nos tocan. Sabemos a lo que vamos, no vamos a ver un showman como Bunbury. Me encantó verte sonreír con complicidad mirando a tu guitarrista cuando coreamos una parte de Días extraños. Tal vez no esperabas que coreáramos tanto. Quién sabe.

Los dos somos tímidos, sin embargo, junté coraje y esperé hasta verte y poder tomarme una foto contigo. Quizás si me reconociste del público, quizás si realmente me mirabas. Me importa un soberano rábano que crean que estoy loca o me lo imaginé, no estábamos tan lejos como para no darme cuenta de que sí me mirabas. Te comenté que te había visto en Vigo hace ese tiempo y que creía que era la única fan en Chile, pero que veía que no. Te pregunté si hacíais algo después, a ver si podía colarme a algún lado, pero viajabais a las 4 a Buenos Aires. Probablemente no había tiempo para marcha. Y ya no me dejaron seguir conversando contigo, porque el manager, o quien fuera, dijo que había más gente esperando para conocerte.

Me llegó el rumor de que una chica que también entró a saludarte, te dio dos besazos. Ay qué envidia. Me hubiera gustado tanto. Pero soy tímida igual que tú, no soy de andar robando besos. Pero te los hubiera dado feliz. Tal vez si hubiera habido menos gente al rededor. Pero en fin, como sea, te pude ver y te pude abrazar. Felicidad total.


Nunca me imaginé que iba a poder conocerte en persona. De haberlo sabido, te hubiese llevado algún regalito, una botella de vino, o algún quesito de los míos, alguna cosa chilena de recuerdo... fue totalmente inesperado, y por lo mismo, sigo en la nube, al día siguiente.

Qué alegría que seas tan cercano, que dejes que la gente te conozca, que en medio del concierto te tomes el tiempo para firmar unos autógrafos con humildad y cariño. Qué ganas de verte pronto y que vuelvas pronto.

Alejo querido, ¡qué ganas de haberlo visto juntos! Seguro lo hubieras disfrutado tanto como lo disfruté yo. Partió con el hombre que casi conoció a Michi Manero... Shalalaralalá.... Me sorprendió gratamente que casi todos conocían y coreaban las canciones. Mucho hombre solo, o con amigos. Pocas mujeres solas como yo. El público en general era la mayoría de mi edad diría yo. Todos felices.

Tocó varias canciones con un coro local, hmmm antipatriarcal, feminista, mmmm no recuerdo sus demoninaciones, porque tenía muchas, y con todas ellas, se perdía el nombre, el Coro Antifascista Cantor Populista Las Petaquitas. Pero la cosa es que con un coro mixto apoyó varias de sus canciones y le dio un toque bonito. Porque tus músicos esta vez fueron sólo un guitarrista y un percusionistas. Uno de los del coro, hace covers de Sabina en un bar en Bellavista. El mundo es un pañuelo.



Tocó varias canciones de los últimos discos, más o menos lo que había visto que venía tocando en los conciertos recientes. La sorpresa fue "Tengo una petaquita para ir guardando..." y Días Extraños. Miss Carrousel también la tocó, terminó con ella. El concierto poco más de hora y media yo creo, que pasaron volando. No tengo el setlist, espero poder conseguirlo por ahí.

Pensaba qué canción me gustó más que tocara... Días extraños y El hombre que casi conoció a Michi Panero yo creo. La primera porque me sorprendió que la tocara, y era una versión más rápida que la que conocía, y porque ese disco me gusta mucho. La otra porque es El hombre que casi conoció a Michi Panero. Shalalaralalá. Algunas de las "nuevas" también fueron muy buenas, como Lo que comen las brujas, como hacer crack, la vida manca, ciudad vampira o la broma final. Faltaron otras más antiguas, pero sabíamos que a eso veníamos.



Me gusta mucho el detalle de estar informado sobre lo que pasa en los países que visitas, y hacer giños a su cultura o lo que esté pasando en la actualidad. Como cuando cantaste El gallo rojo, gallo negro en Bogotá y lo asociaste a la situación política del momento allá; o los poemarios de Antonio Cisneros que mencionaste en Lima; o la versión de la petaquita de la Violeta junto a la chapita y la mención de #NOMÁSAFP acá en Chile; o el cartel de #LiberenAMilagroSala en La Plata. Así da gusto.

Grande Nacho, muchas gracias por venir a este paisito que se cae del mapa. Espero verte pronto.


PD: Perdón por las fotos, mi cámara ya no es lo que era en sus tiempos mozos... creo que tengo que llevar a que la revisen :)

Addendum: acá está el setlist:
Tomado de acá, donde pueden ver más imágenes. Pero aún no veo ninguna como la mía, directo a la cámara. Si sólo me cantaba a mí. Soñar no cuesta nada, dicen.

26 de marzo de 2016

El número siete

No sé cómo empezar este post. Tal vez por el comienzo, como dicen por ahí. Conocí a otro chico por Tinder. Me preguntó que cuántas personas había conocido por ahí, y lo sentí como crítica, aunque según él, no me juzgaba, sino que tenía curiosidad. Quizás. La cosa es que fue el número siete. Un número que me gusta y que pensé que esta vez me traería suerte. Y todo pintaba a que iba a ser así. Un hombre simpático, profesional, inteligente, interesante y con el que sentí que tenía mucha química y cosas en común. A los dos nos gusta la naturaleza, él casi vegano, yo vegana, los dos computines, los dos fans de Bunbury. Y más cosas que me hacían pensar que podíamos ser buena combinación. Y besaba tan bien. Sus besos terminaron por entusiasmarme. Era más que química, o al menos, para mí.
Sin embargo debí haberme imaginado que con lo que me costó salir con él, que la cosa no iba a resultar. Poco interés de su parte por salir de un comienzo, por más que dijera lo contrario. Creo que si no hubiese insistido, todavía no hubiéramos salido. Qué lástima, él me gustaba mucho, me hacía querer ser mejor persona. Hasta había pensado en invitarle a mi casa y prepararle una rica cena en mi casa este finde.

Pero desaparece. Por días. Como otras veces. Haciéndome sentir como una idiota. Me había ilusionado esta vez. Hace tiempo que nadie me hacía sentir así. Con ilusión de construir algo con él. Con ganas de conocerlo, de contarle de mí, contarle todo de mí y saber todo de él. Me ha pasado tan pocas veces. Que estaba feliz. Abu. No se la jugó por mí, yo me la hubiera jugado por él. No sé si volver a esa cagá de Tinder. Una amiga mías me dice que tengo que tener más vida social, y que así conoceré más hombres. Que tome clases de baile o cursos de quizás qué. Tal vez podría ser. Pero tampoco es que no salga. Sólo que mi círculo es más joven y casi no hay solteros. Y los que hay, no me mueven el piso. :/ En fin. En otro rato contaré de otras cosas que hago y otras cosas que quiero postear. Ahora sólo quería desahogarme.

29 de enero de 2016

Una boca y dos orejas

Siempre he sido más bien callada. Cuando hablo, digo lo justo y necesario y no embellezco las palabras ni doy muchos rodeos para expresar lo que quiero decir. Tiene sus ventajas y desventajas. En algún lado escuché un proverbio de que teníamos dos orejas y una boca, más para escuchar que hablar. También escuché alguna vez, en tono muy despectivo, y quizás por qué le di importancia, que la gente cuando no tenía de qué hablar, hablaba del clima, de cómo estaba el día, de qué frío que hacía, que qué calor o qué lluvia.  Y me fui quedando callada... También ayuda que soy tímida y más intro que extrovertida.


Sin embargo, me gustaría hablar más. Tener grandilocuencia, hablar mejor, no empezar a hablar rapidito como cuando tengo que hablar muchas cosas, para salir rápido del paso, no temerle al hablar en público. Admiro a las personas que pueden hablar bien y se expresan bien. Sobretodo a esos pequeños dirigentes estudiantiles que aparecen de tanto en tanto en los noticieros, que hablan tan bien. Bendita oratoria.

Yo en cambio, me tupo y hablo poco. Por eso estoy participando de un taller semanal sobre habilidades sociales. Ha sido interesante y entretenido. He aprendido cosas buenas y me he dado cuenta de que tampoco estoy tan mal. Pero sí me falta, y espero ir mejorando. Cuando en alguna actividad me dicen que tengo que hablar 5 minutos continuos, con o sin improvisación, me falta un poco el aire... pero lo hago igual. Como todo el resto. Creo que la improvisación es lo que peor se me da. Me quedo sin ideas y no sé qué decir. Eso es ciertamente un punto flaco. 
De ahí iré contándole como me va. Espero este año escribir más en el blog. Lo echo de menos. Lástima que no me de el tiempo para hacerlo más a menudo.

Addendum:

Encontré estas dos presentaciones que me gustaron mucho acerca de hablar en público. Las dejo por aquí por si le sirven a alguien.

 

31 de diciembre de 2015

Declaración



Ains ains!! cómo pasa el tiempo!! No quería dejar pasar este año sin ni una entrada en el blog. Me da lata tenerlo tan tirado. Hace poco estuve unos días en el sur, y leí un poco las últimas publicaciones que había hecho y me entró una nostalgia... me gusta este espacio, me gusta escribir, y lo tengo botado. No puede ser eso. Así es que declaro que este año que viene, volveré a escribir en este mi lindo blog. Esa será una de las metas del año.

Pensaba escribir más ahora, pero tengo poco tiempo y además quiero dormir una siesta previa a las celebraciones de la noche, así que cierro esto. Porque para qué vas a hacer ahora lo que puedes hacer mañana verdad?

Pero que sepan que volveré! jijiji (como si a alguien le importara, salvo tú Alejo).

13 de agosto de 2014

Buque u objeto abandonado en el mar

Han pasado ya seis años desde que nos conocemos. ¡¡6 años!! ¿Puedes creerlo? Me parece increíble. Por esos mismos años nació mi blog, al que alguna vez hasta le celebré el cumpleaños.

Ha sido una amistad hermosa la que hemos desarrollado. Al menos a mí me lo parece. Una amistad que empezó siguiendo un hilo de gustos musicales similares en la interned. Persiguiendo discos y sus descargas y encontrando sin querer comentarios que me intrigaron y me llevaron a un blog que me fascinó desde el comienzo.

Todo partió con un artículo de Nick Cave, ¿te acuerdas? Aunque en realidad empezó antes, con comentarios en tu blog. De ahí comenzó un intercambio de recomendaciones musicales... discos de Bunbury, nuestro Nacho Vegas, nuestro Calamaro, Sabina y tantos otros. Me recomendaste algunos ecuatorianos y yo algunos chilenos. Hasta algo de rap alguna vez creo que te hice escuchar. He aprendido mucho de música contigo y me han gustado muchos discos y artistas que me has presentado (como no mencionar Micah P. Hinson que tanto me gusta y que creo que nadie más que nosotros conoce jajaja... no, mentira, pero a nadie le gusta como a nosotros).

De ahí compartimos conciertos soñados y que con el pasar de los años hemos visto concretar, aunque tú todavía no ves a Nacho. Pero ya hemos visto a Bunbury y Calamaro!! ¡Ahora sólo falta que podamos verlos juntos! jajaja, ¿te imaginas? Me encantaría ir a un concierto contigo. Sería lo máximo yo creo. Los dos somos igual de locos en ellos.


Hemos compartido tantas cosas juntos. Hemos visto crecer nuestros blogs, hemos rabiado con los cambios de blogger, hemos compartido experiencias y consejos para arreglarlos, mejorarlos, enchularlos y editarlos, y siempre nos hemos comentado. Hemos compartido blogs que nos gustan y tanta imagen que nos ha llamado la atención. Siempre bromeamos que somos nuestros únicos lectores, aunque de vez en cuando uno que otro amigo se digna a dejarnos un comentario -será que a veces escribimos cosas interesantes. Has visto cuantos blogs he ido creando y borrando con el tiempo. Pero siempre mantengo éste que tanto me gusta, al que tanto cariño los dos le tenemos. Este blog por el que también nos fuimos conociendo.

Tantas películas que se me vienen a la mente si pienso en ti. Y siempre que veo alguna animación que me cautiva, pienso en recomendártela. O si veo alguna imagen de gato linda. Jajaja. Y libros, lo mismo, si leo algo que me gusta, te lo recomiendo. Aunque tú siempre has leído mucho más que yo, y eso también siempre gustó tanto de ti. Ains, tantas cosas en común, tantas conversas mi querido Derrelicto.

Tantas horas que hemos dedicado a analizar nuestros amores y seducciones, tú con tu eterno amor y una que otra aventurilla, y yo con mis eternos amores, desastres y desamores. Nos hemos aconsejado también tanto en ese aspecto y hemos aprendido mucho el uno del otro. Siempre me han servido tus consejos centrados y objetivos. Siempre he sentido tu apoyo incondicional. Y siempre te estaré agradecida por eso -y por tantas cosas-. Espero haberte sabido corresponder cuando lo necesitaste.

Tantas cosas que dejo en el tintero: secretos -tantos-, recuerdos, relatos, trabajos, revistas, festivales, perversiones, sueños, viajes, pasiones, fotos, carreras, decisiones, accidentes, fútbol, tesis tesis tesis, cocina, cortos, tragos, computación, linux...  Has sido gran un amigo, un hermano para mí. Te quiero mucho, lo sabes. Ahora en tu 40º cumpleaños, honro nuestra amistad con este pequeño post y estas imágenes para ti.

Un abrazo grande, besos y que sean muchos más y mucho más que aprender, compartir y disfrutar juntos. ¡¡Feliz cumpleaños queridísimo Alejo!!



PD: ¿sabes que hay una comunidad en FB que se llama "Las chicas con lentes se ven mejor (Girls with glasses = Hot)"? Debieras cobrar derechos de autor :P

Blog Archive