Demo Site

26 de agosto de 2016

Shalalaralalá

Club Chocolate, 21h, Santiago de Chile.


Estoy en una nube.

Ya es segunda vez que te tengo cerquita mi Nacho querido. Me voy a (mal)acostumbrar a verte tan de cerca. Y sabes, yo sentí que me cantabas. Puede que sí, puede que no, pero me quedé con esa impresión, e hizo aún más lindo el concierto.


Cuando te vi la última vez, hace ya siete años (por Dios cómo pasa el tiempo), en el teatro Salesianos de la querida Vigo, fue un concierto distinto. De partida, con butacas, y por ende, nadie de pie. Acá, cabía la posibilidad de estar sentados, pero para qué, si así estabas más lejos. Era mejor estar en la pista y poder disfrutar del concierto.

Me da la impresión de que ya no estás tan tímido como esa vez que te vi en Vigo, aunque te sigues escondiendo bajo tu flequillo. Menos que antes, eso es cierto, pero sigues haciéndolo. Me viene a la mente la frase de la Vida Manca, que también cantaste "hay quien me llama tímido, hay quien me dice imbécil social." Tuve la suerte de estar del lado por el que te dejabas ver, porque si hubiera estado del otro lado, sólo hubiera visto tu cabello. También hablaste un poco más con el público, un poco de las canciones, y hasta bromeaste con nosotros, ilusionándonos con que ibas a cantar ocho y medio para interrumpirla porque "se te había roto la uñeta y no podías seguir cantándola".

Hablando de timidez, hablas de ella en una muy buena entrevista:
"La timidez es una cosa que puede parecer muy bonita pero en realidad es una cosa que se sufre. A mí me hacía pasarlo muy mal y la verdad es que hacer música me ayudó a vencer mi timidez. Si no fuera por la música creo que sería un inepto social. Pero supongo que en esa timidez está también el origen de mi vocación de hacer canciones, así que es una cosa que supe aprovechar."



A ratos te comparaba con Bunbury y la diferencia es abismal. Enrique es todo un showman, y lo sabe, se mueve por todo el escenario, baila, seduce. Aunque no habla mucho tampoco con el público. Tú en cambio, eres el polo opuesto, no te mueves por el escenario, ni bailas... pero sí seduces. Es otra seducción la tuya. Más íntima, pero seguro que los que te seguimos, la sentimos y te seguiremos por ella. Y se agradece que ahora hables un poco más. Pero igual, aunque no lo hicieras, seguiríamos yendo a verte. Sabemos a lo que vamos, no vamos a ver un showman como Bunbury. Me encantó verte sonreir con complicidad mirando a tu guitarrista cuando coreamos una parte de Días extraños. Tal vez no esperabas que coreáramos tanto. Quién sabe.

Los dos somos tímidos, sin embargo, junté coraje y esperé hasta verte y poder tomarme una foto contigo. Quizás si me reconociste del público, quizás si realmente me mirabas. Me importa un soberano rábano que crean que estoy loca o me lo imaginé, no estábamos tan lejos como para no darme cuenta de que sí me mirabas. Te comenté que te había visto en Vigo hace ese tiempo y que creía que era la única fan en Chile, pero que veía que no. Te pregunté si hacíais algo después, a ver si podía colarme a algún lado, pero marchabais a las 4 a Buenos Aires. Probablemente no había tiempo para marcha. Y ya no me dejaron seguir conversando contigo, porque el manager o quien fuera, dijo que había más gente esperando para conocerte.

Me llegó el rumor de que una chica que también entró a saludarte, te dio dos besos. Ay qué envidia. Me hubiera gustado tanto. Pero soy tímida igual que tú, no soy de andar robando besos. Pero te los hubiera dado feliz. Tal vez si hubiera habido menos gente al rededor. Pero en fin, como sea, te pude ver y te pude abrazar. Felicidad total.



Nunca me imaginé que iba a poder conocerte en persona. De haberlo sabido, te hubiese llevado algún regalito, una botella de vino, o algún quesito de los míos, alguna cosa chilena de recuerdo... fue totalmente inesperado, y por lo mismo, sigo en la nube, al día siguiente.

Qué alegría que seas tan cercano, que dejes que la gente te conozca, que en medio del concierto te tomes el tiempo para firmar unos autógrafos con humildad y cariño. Qué ganas de verte pronto y que vuelvas pronto.

Alejo querido. Seguro lo hubieras disfrutado tanto como lo disfruté yo. Partió con el hombre que casi conoció a Michi Manero... Shalalaralalá.... Me sorprendió gratamente que casi todos conocían y coreaban las canciones. Mucho hombre solo, o con amigos. Pocas mujeres solas como yo. La mayoría de mi edad diría yo. Todos felices.

Tocó varias canciones con un coro local, hmmm antipatriarcal, feminista, mmmm no recuerdo sus demoninaciones, porque tenía muchas, y con todas ellas, se perdía el nombre, el Coro Antifascista Cantor Populista Las Petaquitas. Pero la cosa es que con un coro mixto apoyó varias de sus canciones y le dio un toque bonito. Porque tus músicos esta vez fueron sólo un guitarrista y un percusionistas. Uno de los del coro, es uno de los que hace los covers de Sabina. El mundo es un pañuelo.



Tocó varias canciones de los últimos discos, más o menos lo que había visto que venía tocando en los conciertos recientes. La sorpresa fue "Tengo una petaquita para ir guardando..." y Días Extraños. Miss Carrousel también la tocó, terminó con ella. El concierto poco más de hora y media yo creo, que pasaron volando. No tengo el setlist, espero poder conseguirlo por ahí.

Pensaba qué canción me gustó más que tocara... Días extraños y El hombre que casi conoció a Michi Panero yo creo. La primera porque me sorprendió que la tocara, y era una versión más rápida que la que conocía, y porque ese disco me gusta mucho. La otra porque es El hombre que casi conoció a Michi Panero. Shalalaralalá. Algunas de las "nuevas" también fueron muy buenas, como Lo que comen las brujas, como hacer crack, la vida manca, ciudad vampira o la broma final. Faltaron más clásicos, pero lamentablemente, sabíamos que a eso veníamos.

video


Grande Nacho, muchas gracias por venir a este paisito que se cae del mapa. Espero verte pronto.


PD: Perdón por las fotos, mi cámara ya no es lo que era en sus tiempos mozos... creo que tengo que llevar a que la revisen :)

25 de marzo de 2016

El número siete

No sé cómo empezar este post. Tal vez por el comienzo, como dicen por ahí. Conocí a otro chico por Tinder. Me preguntó que cuántas personas había conocido por ahí, y lo sentí como crítica, aunque según él, no me juzgaba, sino que tenía curiosidad. Quizás. La cosa es que fue el número siete. Un número que me gusta y que pensé que esta vez me traería suerte. Y todo pintaba a que iba a ser así. Un hombre simpático, profesional, inteligente, interesante y con el que sentí que tenía mucha química y cosas en común. A los dos nos gusta la naturaleza, él casi vegano, yo vegana, los dos computines, los dos fans de Bunbury. Y más cosas que me hacían pensar que podíamos ser buena combinación. Y besaba tan bien. Sus besos terminaron por entusiasmarme. Era más que química, o al menos, para mí.
Sin embargo debí haberme imaginado que con lo que me costó salir con él, que la cosa no iba a resultar. Poco interés de su parte por salir de un comienzo, por más que dijera lo contrario. Creo que si no hubiese insistido, todavía no hubiéramos salido. Qué lástima, él me gustaba mucho, me hacía querer ser mejor persona. Hasta había pensado en invitarle a mi casa y prepararle una rica cena en mi casa este finde.

Pero desaparece. Por días. Como otras veces. Haciéndome sentir como una idiota. Me había ilusionado esta vez. Hace tiempo que nadie me hacía sentir así. Con ilusión de construir algo con él. Con ganas de conocerlo, de contarle de mí, contarle todo de mí y saber todo de él. Me ha pasado tan pocas veces. Que estaba feliz. Abu. No se la jugó por mí, yo me la hubiera jugado por él. No sé si volver a esa cagá de Tinder. Una amiga mías me dice que tengo que tener más vida social, y que así conoceré más hombres. Que tome clases de baile o cursos de quizás qué. Tal vez podría ser. Pero tampoco es que no salga. Sólo que mi círculo es más joven y casi no hay solteros. Y los que hay, no me mueven el piso. :/ En fin. En otro rato contaré de otras cosas que hago y otras cosas que quiero postear. Ahora sólo quería desahogarme.

28 de enero de 2016

Una boca y dos orejas

Siempre he sido más bien callada. Cuando hablo, digo lo justo y necesario y no embellezco las palabras ni doy muchos rodeos para expresar lo que quiero decir. Tiene sus ventajas y desventajas. En algún lado escuché un proverbio de que teníamos dos orejas y una boca, más para escuchar que hablar. También escuché alguna vez, en tono muy despectivo, y quizás por qué le di importancia, que la gente cuando no tenía de qué hablar, hablaba del clima, de cómo estaba el día, de qué frío que hacía, que qué calor o qué lluvia.  Y me fui quedando callada... También ayuda que soy tímida y más intro que extrovertida.


Sin embargo, me gustaría hablar más. Tener grandilocuencia, hablar mejor, no empezar a hablar rapidito como cuando tengo que hablar muchas cosas, para salir rápido del paso, no temerle al hablar en público. Admiro a las personas que pueden hablar bien y se expresan bien. Sobretodo a esos pequeños dirigentes estudiantiles que aparecen de tanto en tanto en los noticieros, que hablan tan bien. Bendita oratoria.

Yo en cambio, me tupo y hablo poco. Por eso estoy participando de un taller semanal sobre habilidades sociales. Ha sido interesante y entretenido. He aprendido cosas buenas y me he dado cuenta de que tampoco estoy tan mal. Pero sí me falta, y espero ir mejorando. Cuando en alguna actividad me dicen que tengo que hablar 5 minutos continuos, con o sin improvisación, me falta un poco el aire... pero lo hago igual. Como todo el resto. Creo que la improvisación es lo que peor se me da. Me quedo sin ideas y no sé qué decir. Eso es ciertamente un punto flaco. 
De ahí iré contándole como me va. Espero este año escribir más en el blog. Lo echo de menos. Lástima que no me de el tiempo para hacerlo más a menudo.

Addendum:

Encontré estas dos presentaciones que me gustaron mucho acerca de hablar en público. Las dejo por aquí por si le sirven a alguien.

 

31 de diciembre de 2015

Declaración



Ains ains!! cómo pasa el tiempo!! No quería dejar pasar este año sin ni una entrada en el blog. Me da lata tenerlo tan tirado. Hace poco estuve unos días en el sur, y leí un poco las últimas publicaciones que había hecho y me entró una nostalgia... me gusta este espacio, me gusta escribir, y lo tengo botado. No puede ser eso. Así es que declaro que este año que viene, volveré a escribir en este mi lindo blog. Esa será una de las metas del año.

Pensaba escribir más ahora, pero tengo poco tiempo y además quiero dormir una siesta previa a las celebraciones de la noche, así que cierro esto. Porque para qué vas a hacer ahora lo que puedes hacer mañana verdad?

Pero que sepan que volveré! jijiji (como si a alguien le importara, salvo tú Alejo).

13 de agosto de 2014

Buque u objeto abandonado en el mar

Han pasado ya seis años desde que nos conocemos. ¡¡6 años!! ¿Puedes creerlo? Me parece increíble. Por esos mismos años nació mi blog, al que alguna vez hasta le celebré el cumpleaños.

Ha sido una amistad hermosa la que hemos desarrollado. Al menos a mí me lo parece. Una amistad que empezó siguiendo un hilo de gustos musicales similares en la interned. Persiguiendo discos y sus descargas y encontrando sin querer comentarios que me intrigaron y me llevaron a un blog que me fascinó desde el comienzo.

Todo partió con un artículo de Nick Cave, ¿te acuerdas? Aunque en realidad empezó antes, con comentarios en tu blog. De ahí comenzó un intercambio de recomendaciones musicales... discos de Bunbury, nuestro Nacho Vegas, nuestro Calamaro, Sabina y tantos otros. Me recomendaste algunos ecuatorianos y yo algunos chilenos. Hasta algo de rap alguna vez creo que te hice escuchar. He aprendido mucho de música contigo y me han gustado muchos discos y artistas que me has presentado (como no mencionar Micah P. Hinson que tanto me gusta y que creo que nadie más que nosotros conoce jajaja... no, mentira, pero a nadie le gusta como a nosotros).

De ahí compartimos conciertos soñados y que con el pasar de los años hemos visto concretar, aunque tú todavía no ves a Nacho. Pero ya hemos visto a Bunbury y Calamaro!! ¡Ahora sólo falta que podamos verlos juntos! jajaja, ¿te imaginas? Me encantaría ir a un concierto contigo. Sería lo máximo yo creo. Los dos somos igual de locos en ellos.


Hemos compartido tantas cosas juntos. Hemos visto crecer nuestros blogs, hemos rabiado con los cambios de blogger, hemos compartido experiencias y consejos para arreglarlos, mejorarlos, enchularlos y editarlos, y siempre nos hemos comentado. Hemos compartido blogs que nos gustan y tanta imagen que nos ha llamado la atención. Siempre bromeamos que somos nuestros únicos lectores, aunque de vez en cuando uno que otro amigo se digna a dejarnos un comentario -será que a veces escribimos cosas interesantes. Has visto cuantos blogs he ido creando y borrando con el tiempo. Pero siempre mantengo éste que tanto me gusta, al que tanto cariño los dos le tenemos. Este blog por el que también nos fuimos conociendo.

Tantas películas que se me vienen a la mente si pienso en ti. Y siempre que veo alguna animación que me cautiva, pienso en recomendártela. O si veo alguna imagen de gato linda. Jajaja. Y libros, lo mismo, si leo algo que me gusta, te lo recomiendo. Aunque tú siempre has leído mucho más que yo, y eso también siempre gustó tanto de ti. Ains, tantas cosas en común, tantas conversas mi querido Derrelicto.

Tantas horas que hemos dedicado a analizar nuestros amores y seducciones, tú con tu eterno amor y una que otra aventurilla, y yo con mis eternos amores, desastres y desamores. Nos hemos aconsejado también tanto en ese aspecto y hemos aprendido mucho el uno del otro. Siempre me han servido tus consejos centrados y objetivos. Siempre he sentido tu apoyo incondicional. Y siempre te estaré agradecida por eso -y por tantas cosas-. Espero haberte sabido corresponder cuando lo necesitaste.

Tantas cosas que dejo en el tintero: secretos -tantos-, recuerdos, relatos, trabajos, revistas, festivales, perversiones, sueños, viajes, pasiones, fotos, carreras, decisiones, accidentes, fútbol, tesis tesis tesis, cocina, cortos, tragos, computación, linux...  Has sido gran un amigo, un hermano para mí. Te quiero mucho, lo sabes. Ahora en tu 40º cumpleaños, honro nuestra amistad con este pequeño post y estas imágenes para ti.

Un abrazo grande, besos y que sean muchos más y mucho más que aprender, compartir y disfrutar juntos. ¡¡Feliz cumpleaños queridísimo Alejo!!



PD: ¿sabes que hay una comunidad en FB que se llama "Las chicas con lentes se ven mejor (Girls with glasses = Hot)"? Debieras cobrar derechos de autor :P

9 de abril de 2014

El show del año


Sí, ya sé que falta mucho para que se acabe el año, pero veo difícil que algo pueda superarlo, al menos a mis ojos.
Hablo, por supuesto, de mi querido Enrique Bunbury. Volvió a Chile, y yo, volví a verlo. Lo disfruté muchísimo, sin pensar demasiado en nada más que escucharlo a él, a su música, sus músicos, sintiendo la energía que nos hacía vibrar y disfrutando el momento. Porque como bien dice "un momento se va y no vuelve a pasar". Lo viví intensamente y me hizo muy feliz. Me hubiera gustado estar un poco más cerca, porque me faltó saltar y bailar como la loca que soy en los conciertos. Pero bueno, no se puede tener todo tampoco. Lo importante es que me guardo unos recuerdos increíbles y que van a alegrarme durante mucho tiempo.

Me gustó ver que conserva su excelente voz, su desplante y que sigue siendo el mismo showman de siempre. Que se mantiene tan sexy bien y que nos hace suspirar a varias.

Me gustó también el enfoque político que le dio al concierto. Empezando con el disco nuevo "Palosanto" tan cargado de temas actuales. Encuentro que el setlist en conjunto (y la escenografía y las imágenes) eran una invitación a despertar, a actuar, a pensar, a salir de la caja. Como cuando en una de las canciones, creo que en Destrucción Masiva, pone Money=Debt, que tantos grupos promueven, como mi querido Movimiento Zeitgeist. Cosa que no suele verse en muchos conciertos, por lo mismo, se agradece tanto. 
Quizás, como siempre, eché de menos que conversara un poco más con nosotros. Tal vez un poco como Ismael Serrano, que pucha que conversa con su público. No pido tanto, pero un poco que hable, si ya lo está insinuando con sus canciones, ¿por qué no hablar un poco? Pero bueno, aunque sólo nos salude y nos de las gracias, ah... y nos pida que no nos olvidemos de ellos -como si fuera posible-, ha sido el mejor concierto del año. Feliz lo volvería a ver. Muchas veces más.



A ver, este es mi análisis del setlist del concierto. Es un volón mío, asumo la culpa.
  1. Despierta. "Hoy te sientes distinto, porque eres distinto, lo que fue siempre lo mismo, hoy cambió, permanecía oculto en ti, y ahora está tan claro, es un día soleado, y no hay confusión.
  2. El club de los imposibles. Qué más imposible que querer cambiar el mundo? siempre en la tónica del concierto.
  3. Los inmortales. "Sólo intenta encontrar tu espacio, cuando todo se estrecha".
  4. Contracorriente. "Y contra todo esto yo no me someto, Contra la corriente aún irá más fuerte". Ir contracorriente, haciendo lo contrario que hace todo el mundo, buscando un mundo mejor, no?) A pesar que no me gusta mucho esta canción, quedó bien en el setlist y me gustó en el concierto.
  5. Hijo de Cortés. A lo mejor parece que no tiene mucho que ver con el despertar o cambiar, pero implica, creo yo, abrir un poco más el corazón y no juzgar a todos los españoles, en este caso, por los errores que cometieron los españoles de la conquista. Un poco para ser mejores en este mundo, no?

  6. Ódiame. Bueno, esta no tiene mucho que ver con nada ódiame sin medida ni clemencia ;)        
  7. Más alto que nosotros sólo el cielo. "Nunca pensaste que los sueños demandarían tanto de los dos. Para sacarlos de su área de confort, cualquier propuesta desmerece consideración". // "No han visto nada todavía aún, lo mejor espera a la vuelta de la esquina".
  8. Porque las cosas cambian. "porque las cosas cambian, y cuidado que nos vigila, la policía de lo correcto, y las buenas costumbres de hoy."
  9. Destrucción masiva. Debo confesar que esta canción no me gustaba mucho, que encontraba que era exagerado eso de matarte a ti y a todos tus familiares... hasta que comenzaron a aparecer todas esas imágenes en el concierto... bancos, grandes empresas, laboratorios, etc... y todo tuvo sentido. "Es mejor que corras, que no te alcance, sólo deseo que no descanses".
  10. El extranjero. Parecido a Hijo de Cortés, quiero pensar que quiere mostrar que al final es sólo un mundo y que uno es extranjero en todo el resto, pero que también uno se siente en casa en muchos lados.

  11. Deshacer el mundo. Amé esta versión. Llena de sentimiento. Ay cómo la disfruté. "Soy un ave rapaz, mirad mis alas" y la imagen del águila. Hermoso. También, deshacer el mundo, cambiarlo por otro mejor. La misma tónica.
  12. El rescate. Esta es más romántica, no tiene mucho que ver con nada, como Ódiame. Pero linda y coreada por todos nosotros. "Devuélveme el amor que me arrebataste..." Tal vez, leyendo un poco más entre líneas: "Decidí por eso mismo, un mecanismo de defensa. Presa como está mi alma, con la calma suficiente, ser más fuerte, y enfrentarme cuanto antes a la verdad..."
  13. Los habitantes. "Ya no hay nada que temer, ya no hay nada que enseñar, se precipita mi debilidad, hacia la noche lenta del amor..."

  14. Salvavidas. "En algún lugar lejano, de nuestra memoria antigua, se decidió traernos hasta aquí, sin explicación alguna"
  15. El hombre delgado que no flaqueará jamás. "Si no está dispuesto a todo, no te acerques demasiado a mí, ten cuidado con el delfín, con el arpón clavado en el costado, y
    nunca hago prisioneros, aunque los delincuentes modernos estén autorizados
    "
  16. Hay muy poca gente. "Pero formo parte de una generación espontánea, que se defiende mejor en el cara a cara, en el cuerpo a cuerpo y tiempo al tiempo, es tarde ya para cambia..."
  17. Frente a frente. Igual que Ódiame.

  18. Que tengas suertecita "Que no te falte capacidad, para discernir el más acá, del confuso más allá, que es realidad aparte.
    Que no pierdas más el tiempo, que ser el rico del cementerio, no es buen invento y es peor epitafio."
     
  19. De todo el mundo. Nada que decir, sólo que habla de todo el mundo, que somos vagabundos. De aquí de allá...
  20. Sí. Tampoco tiene relación, pero no todo puede tener un trasfondo político. Jajaja probablemente soy la única que lo ha visto así.
  21. Lady Blue. Igual que arriba.
  22. Prisioneros. "Cuanto más participamos, más nos precipitamos, el brillo se apagó, la infancia ha terminado, más prisioneros estamos".
  23. Infinito. Como las otras románticas. Y las que vienen. Nos hicieron vibrar a todos igual. Sobretodo a los que no conocían bien el disco nuevo.
  24. Bujías para el dolor.
  25. Sácame de aquí.
  26. El viento a favor. "Si sólo puede ir mejor, y está cerca el momento, espera que sople el viento a favor". Me encantó que cerrar con este tema. Esperanzador.

Bueno y este fue mi visión... me parece que mucho encaja, pero puede ser sólo impresión mía. Mucho leer entre líneas quizás. Espero que vuelvas pronto Enrique!! Te echaremos de menos! Hasta la próxima!

5 de abril de 2013

segunda vez

Ains... la segunda vez que corres después de haber dejado de correr un tiempo, es terrible... jajaja correr adolorida no tienen ni una gracia. Sientes que te faltan fuerzas. Pero aún así, resistí... hice el mismo recorrido que la otra vez, me negué a dejarme vencer. Corrí 40 minutos, no está mal, claro que fue a una velocidad bastante más baja que la vez anterior. Pero bueno, no paré y cumplí mi objetivo. Eso es lo importante. Seguir adelante, no rendirse y dejar que el cuerpo se vuelva a acostumbrar a la rutina de correr. No en balde he pasado tanto tiempo sin correr y no en balde ya son 35 primaveras. :)

Sólo pasaba a comentar eso... Sigo corriendo!


4 de abril de 2013

Retomando las buenas costumbres

Ayer fue un buen día. Me levanté temprano como nunca y me fui a un coaching, donde me dijeron que era una couchee, palabra que nunca había escuchado y que me pareció muy chistosa. Dentro de las actividades, aparte de la imponderable presentación, hicimos una rueda de la vida. O sea, darle a 8 aspectos de la vida un % de satisfacción, en el momento actual que estás viviendo. Las 8 áreas son: entorno físico, finanzas, amor, relaciones, salud, carrera, autodesarrollo y ocio/diversión. 

Veggie Runners TeamDe acuerdo a mi análisis, me parece que en general estoy bastante bien. Sí, hay cosas que mejorar, como las finanzas y el entorno físico, pero muchas están bastante bien, estoy contenta con cómo va mi vida. Llegué muerta eso sí, después de el coaching y pasar a comprar unos audífonos... porque necesitaba unos de ésos que son al cuello, para poder volver a salir a correr!!   

Lo había estado evitando, sólo porque me parecía que el parque estaba un poco lejos. Pero hace poco me acordé de que en Vigo tampoco tenía el parque cerca, y aun así, iba corriendo al parque y me devolvía corriendo del parque, con subidas y todo... eso me hizo darme cuenta que de eran sólo excusas y que estaba sólo rehuyendo correr. Me armé de una selección de música que me encantó y me lancé a las calles.

Se me había olvidado lo bien que se siente correr. Tan bien como... no, tacha eso, no tan bien como eso, pero casi tan bien... sentir tu cuerpo moverse, respirar, sentir el viento en la cara, sentir que tu cuerpo funciona, que tus músculos se mueven. Sobretodo sabiendo que mi cuerpo funciona sólo en base a vegetales. :) Y la sensación después de correr... la energía que te queda :) Demasiado rico. Puedo entender perfectamente porqué la gente se hace adicta a correr. 

Había bastante gente corriendo en el parque, lo que también lo hace muy grato. Lo que más me gusta es correr con buena música. Yo creo que no podría correr sin ella. Mi selección esta vez fue una mezcla de The Beatles, Elvis Presley, Evanesence, Amy Winehouse, Roger Waters, Micah P. Hinson U2 y Queen. Habían más cosas en la selección, pero eso fue lo que salió al azar ayer.

Por eso también fue tan rico salir a correr y sentir que estoy viva, que estoy bien, que la vida es linda a pesar de todo. Lo malo es siempre al día siguiente después de volver a correr jajaja

5 de enero de 2013

Aprender a decir que no

Me reencontré con un pastel ex que no veía hace más de un año... No terminamos demasiado bien y pensé que no iba a saber nunca más de él. Al menos él me dio a entender que me iba a borrar de todos sus contactos, me bloqueó del care'libro y me dijo que si me veía por ahí, no me iba a saludar y me iba a ignorar. 

Y yo feliz con eso, si no sabía más de él, tanto mejor. No fue un aporte a mi vida y me dio más tristezas que alegrías. Sin embargo, me reencontré con él, por esas ¿casualidades? de la vida. 


Más encima me lo encontré un día en el que venía feliz después de ver al chico que me gustaba y justo pensaba en lo distinto que era él a otros pasteles con los que he estado... y zaz, que voy caminando y alguien me llama. Y me dio vuelta para encontrármelo. Plop.

Me invitó a tomar una cerveza, y estúpidamente le dije que sí. Al rato ya me había arrepentido. Mi maldito error fue ser una buena persona y no saber decir que no. Haber sido buena gente y haber sido amable. Como me dijo mi hermana, tendría que haberle dicho de un principio que no podía ir a tomarme una cerveza y que chao no más, que no fuera tan agradable. Lo curioso es que se olvidó todo lo que me dijo cuando terminamos y parecía tener todas las intenciones de retomarlo donde lo dejamos antes de que termináramos.

La cosa es que tuve que darle mi teléfono (otra vez no saber decir que no) y estuvo llamándome varias veces... después de varias veces de darle largas y de otras de no contestarle, me di cuenta de que no iba a entender si no le decía de frentón que no quería salir con él y que me parecía un error vernos de nuevo.

Así que hoy me armé de valor cuando me llamó de nuevo y le dije que no quería verlo de nuevo, que lo nuestro había acabado cuando terminamos y que era mejor decirlo así. Más encima, desconsideración máxima, me llama para invitarme a almorzar al mercado... a mí, que soy vegana incluso desde que salíamos en ese entonces... 


Así que espero que entienda de una vez y que deje de jotearme.

Me he preguntado muchas veces estos días por qué demonios tenía que encontrármelo. De nuevo, en una ciudad tan grande como ésta. Y mi conclusión es que tenía que aprender a decir que no. Que no puedo dejar que pasteles como ése siquiera tengan mi teléfono. Aprender a valorarme más y a no ser tan buena siempre. A ser una bitch cuando sea necesario. Como cuando me lo encontré.

A ver si aprendo.

Blog Archive