Demo Site

19 de agosto de 2012

la cita del momento

"Le daba pena Mercedes. Era casi una maldición, pensó, aferrarse así al amor. Y tan femenino. Cómo harían los hombres, se preguntó, para apartar esas preocupaciones en su vida cotidiana.la Al menos para no perder la concentración, no sentir que la tierra se movía bajo sus pies cuando los afectos no andaban bien. Ellos parecían tener el poder de compartimentar la vida íntima, encerrarla en diques sólidos, inconmovibles, que impedían se les contaminara el resto de la existencia. Para las mujeres, en cambio, el amor parecía ser el eje del sistema solar. Una desviación y se desataba el deshielo, la inundación, la tormenta, el caos."

3 comentarios:

illa dijo...

Me encanta! 100% de acuerdo y 100% identificada. Me apunto la referencia, a ver si encuentro el libro.
Un besote!

Alejo Casares dijo...

Como acertadamente dice una de las chicas protagonistas de The virgin suicides: Obviously doctor, you’ve never been a thirteen year-old girl. Creo que en el caso de Gioconda Belli, ella nunca ha sido un hombre enamorado a quien se le cae el mundo encima por no poder interpretar un simple gesto al acomodarse un cabello sobre la frente o una mirada lejana de su amada.

Me parece que es el capítulo 8 o 9 de Anna Karenina, cuando Tolstoi relata cómo Levin llega donde Kity está patinando y le tiembla todo al acercarse a ella. No he encontrado jamás un texto tan acertado de cómo se siente uno cuando está enamorado.

Pero bueno, sea como sea, los escritores se dan sus propias licencias poéticas y, sobre todo, tienen un montón de experiencias previas que les ayudan a escribir... así cómo nosotros tenemos nuestras propias experiencias que nos ayudan a leer.

Todo lo triste pasará, no te preocupes.

Besos.

Consuelo dijo...

Illa, muchas gracias por pasarte por aquí!! El libro me lo había leído cuando tenía como 17, pero no me acordaba de nada... y me dio por leerlo de nuevo. No es la mejor literatura, pero es entretenido y está bien escrito.

Alejo,
¿Así que ahora apareces como Alejo y no como Derrelicto? ¿Y eso? ¿fue a propósito?
No he leído Anna Karenina, quiero leerlo. Intentaré leerlo pronto.
Curioso lo que comentas. Será que hay hombres que sí se entregan como nos entregamos nosotras, y hay otros que no? Supongo que también pasará a la inversa, que hay veces en las que nosotras no nos enamoramos y ustedes sí?
Pero creo que muchas veces pasa más como lo dice Gioconda Belli. Al menos, así me lo parece a mí.
Besos

Blog Archive