Demo Site

5 de enero de 2013

Aprender a decir que no

Me reencontré con un pastel ex que no veía hace más de un año... No terminamos demasiado bien y pensé que no iba a saber nunca más de él. Al menos él me dio a entender que me iba a borrar de todos sus contactos, me bloqueó del care'libro y me dijo que si me veía por ahí, no me iba a saludar y me iba a ignorar. 

Y yo feliz con eso, si no sabía más de él, tanto mejor. No fue un aporte a mi vida y me dio más tristezas que alegrías. Sin embargo, me reencontré con él, por esas ¿casualidades? de la vida. 


Más encima me lo encontré un día en el que venía feliz después de ver al chico que me gustaba y justo pensaba en lo distinto que era él a otros pasteles con los que he estado... y zaz, que voy caminando y alguien me llama. Y me dio vuelta para encontrármelo. Plop.

Me invitó a tomar una cerveza, y estúpidamente le dije que sí. Al rato ya me había arrepentido. Mi maldito error fue ser una buena persona y no saber decir que no. Haber sido buena gente y haber sido amable. Como me dijo mi hermana, tendría que haberle dicho de un principio que no podía ir a tomarme una cerveza y que chao no más, que no fuera tan agradable. Lo curioso es que se olvidó todo lo que me dijo cuando terminamos y parecía tener todas las intenciones de retomarlo donde lo dejamos antes de que termináramos.

La cosa es que tuve que darle mi teléfono (otra vez no saber decir que no) y estuvo llamándome varias veces... después de varias veces de darle largas y de otras de no contestarle, me di cuenta de que no iba a entender si no le decía de frentón que no quería salir con él y que me parecía un error vernos de nuevo.

Así que hoy me armé de valor cuando me llamó de nuevo y le dije que no quería verlo de nuevo, que lo nuestro había acabado cuando terminamos y que era mejor decirlo así. Más encima, desconsideración máxima, me llama para invitarme a almorzar al mercado... a mí, que soy vegana incluso desde que salíamos en ese entonces... 


Así que espero que entienda de una vez y que deje de jotearme.

Me he preguntado muchas veces estos días por qué demonios tenía que encontrármelo. De nuevo, en una ciudad tan grande como ésta. Y mi conclusión es que tenía que aprender a decir que no. Que no puedo dejar que pasteles como ése siquiera tengan mi teléfono. Aprender a valorarme más y a no ser tan buena siempre. A ser una bitch cuando sea necesario. Como cuando me lo encontré.

A ver si aprendo.

3 comentarios:

Nisi dijo...

Today is the time for courage, babe!!!
Bien hecho! Tenemos que aprender a decir No (y ellos tienen que aprender a entender lo que significa).
A mí lo que me ha pasado últimamente es que varios de los hombres de mi pasado (no necesariamente ex, sino chicos que estaban en mi vida y salieron) han reaparecido, me los he encontrado de casualidad en aeropuertos o supermercados. Qué extraño!! No sé si será señal de algo, jajaja!

Consuelo dijo...

Así no más es Nisi!! Hay que decir que no cuando corresponda. :)
Quizás por qué uno se encuentra con hombres del pasado... a veces será por cosas/sentimientos no-resueltos? para que uno se de cuenta de que no están resueltos?? O para que te des cuenta de que está superado? o sólo casualidad?
Quién sabe... Besos!!

Alejo Casares dijo...

Para mí siempre ha sido muy difícil decir que no... por eso he terminado envuelto en experiencias francamente inesperadas. Pero bueno, me alegra que cada vez estés más segura de no querer volver a ver a ese hombre que tan poco te ha aportado en la vida. Talvez sea una especie de señal, del final de la época en la que él se creía con derechos de interferir en tu vida, la misma época en la que tu soledad te hizo caer y recaer con él...

Espero que todo te vaya mejor de hoy en adelante y que sea el fin de la era de los pasteles.

Besos.

Blog Archive