Demo Site

24 de abril de 2011

una sonrisa

Pues nada, este post no pretende remover conciencias (salvo la mía) ni salvar el mundo, ni nada muy trascendental... sólo lo posteo para quitarme el bichito de la cabeza...

Ayer salimos de marcha con unas amigas, luego de unas copas en un bar, nos fuimos al Gato Negro (otro bar/pub). Ahí nos encontramos con un grupo de amigos de una de mis amigas, y yo me encontré con una sonrisa encandiladora.  Me estaban presentando a unas amigas de mi amiga, y el dueño de la sonrisa me sonreía tanto que pensé que también era del grupo y que me tocaba saludarlo. No hubiera sido mala idea. Pero no era del grupo y no me atreví a hablarle ni él se atrevió a hablarme. Rechanfle. 


Qué tonteras más grandes hace una, y qué oportunidades puedes dejar pasar, por miedo a que te digan que no le interesa, que está casado, que tiene novia, o peor aún, que te lo imaginaste. Jajaja ¿Para qué sonreírle así de bonito a una para no hacer nada después? no es justo. Me quedaré con las ganas de saber de él y de su vida. Y odio cuando me quedo con las ganas, pero tampoco tuve el coraje para hablarle. Más tonta todavía porque no es que yo salga mucho y menos por esa zona, así que las probabilidades de encontrármelo de nuevo son casi cero. A patadas con la timidez. Maldita sea.

****
Me vino a la cabeza una parte de una canción de Robi Draco Rosa:

"Sin conocerte voy a ti, nadie se entiende,
todo se vuelve en duda, el mar abierto siempre con espuma
y al final la sonrisa de un desconocido vale más"

7 comentarios:

Illa dijo...

Uau, conozco la sensación perfectamente y la doble faceta que tiene: por una lado, la alegría de encontrar una sonrisa así; por otro, la tristeza de no ser capaz de dar un paso adelante. Ay, por qué no seremos más valientes??

Consu dijo...

Pff no sé tía... si al final, no se pierde nada... a lo más, una heridita en la autoestima. :(

Derrelicto dijo...

Creo que no hay mucho que decir, sobre todo viniendo de mí, el tipo más tímido que fue incapaz de decirle siquiera un inocente "hola" a la chica de lentes más guapa que había visto en su vida... Supongo que cuando no tiene que ser, pues simplemente no tiene que ser. No podremos saber cómo nos habrían salido las cosas en nuestros casos personales y seguramente nos durará un tiempo la curiosidad. Pero bueno, que sirva de ejemplo, de experiencia, de saber que si la otra persona no nos dice nada, queda absolutamente en nuestras manos facilitar el comienzo de una historia o, al menos, de una conversación.

Besos.

Derrelicto dijo...

Ah, me olvidaba... Él se lo pierde...

Consu dijo...

Gracias por pasarte por aquí querido Derrelicto y dejarme un comentario! Pues, sí, va a ser que no tenía que ser no más, o que me tendré que conformar con eso. Qué lástima. Podría ser como la mítica canción de Mecano "la fuerza del destino"... "nos vimos tres o cuatro veces
por toda la ciudad..."

banderas dijo...

Si ha de ser, será. No te preocupes. Vigo es más pequeño que el culo de un vaso de tubo. Cualquier día te lo encuentras en cualquier esquina de la calle... y si sigue sonriéndote, no te cortes. Qué vas a perder, además de la vergüenza? Atrévete a romper los moldes por una vez, ya verás cómo te sorprendes a ti misma. Tü lo vales!!

Biquiños ;-)

Consu dijo...

Ey Banderas! Gracias por pasarte por aquí de nuevo! Me ha alegrado mucho tu comentario!! seguro que no te patrocina Loreal? jajaja
Pues sí, si lo veo de nuevo, seguro que le hablo (si no lleva una novia del brazo). A ver qué pasa. Concuerdo con que Vigo es pequeño, pero me temo que cuando te quieres encontrar con alguien, no te lo encuentras, mientras que cuando no te quieres encontrar con nadie, te encuentras hasta quien nunca pensaste ver... ¿no te ha pasado?
Dejémoslo al destino...

Blog Archive